Morcillas de vaca o de ternera

Morcilla de tripa natural de ternera artesanal. Se caracterizan por la forma cilíndrica clásica y de longitud variable. Nuestra morcilla, al igual que la de tripa de cerdo, desataca por la alta calidad de sus ingredientes empezando por el uso de una buena tripa de ternera, la cual han sido lavada minuciosamente de forma manual e individual.

Siendo la morcilla como es, de Burgos, es importantísimo que trabajemos con cebollas de calidad de la zona de Castilla y León, usando en la mayor parte del año variedad horcal. A esto añadimos el uso de un arroz semiperlado entero y la incorporación de una grasa de cerdo de la más alta calidad, como es la manteca en rama de cerdo, todo ello para culminar con un toque de sabor, una mezcla de variedades de pimentón elaborado en Extremadura y nuestra mezcla secreta de especias proveniente de una receta tan ancestral como valorada por los paladares burgaleses durante más de 60 años.

Éste da como resultado una morcilla se sabores finos potenciados por ligeros toques picantes que satisfacen a quienes la prueban… y además siempre vuelven a buscar “Morcillas San Lesmes”.

 

Pedido mínimo 1 kg.

5.50 €

Descripción del Producto

Información nutricional*

  Por 100g de morcilla % cubierto de la CDO**
Energía (Kcal)

259 Kcal

12,95 %

Proteína (g)

5,61 g

11,22 %

Hidratos de carbono (g)             de los cuales azúcares (g)

23,8 g

1,1g

9,15 %

1,22 %

Fibra dietética (g)

<1 g

-

Grasas (g)             de las cuales saturadas (g)             de las cuales monoinsaturas (g)

             de las cuales poliinsaturadas (g)

15,71 g

7,148 g

5,876 g

2,671 g

22,44 %

35,74 %

-

-

Sodio (g)

0,8 g

13,3 %

Hierro (mg)

6 mg

42,85 %

*Libre de gluten
**% cubierto de la CDO= porcentaje cubierto por 100g de morcilla de la ingesta de referencia de un adulto medio.

 

Para la elaboración de nuestra morcilla utilizamos la manteca de cerdo extraída a partir del tejido adiposo abdominal de mejor calidad o manteca en rama. Esta grasa presenta un índice de acidez máximo de 0,8. El ácido graso mayoritario de este tipo de grasa es el ácido oleico, en torno a un 32,6% del total de ácidos grasos, seguido del ácido palmítico (26,1%), esteárico (17,1%) y linoleico (15,1%). El ácido oleico es un ácido graso monoinsaturado presente también en otros alimentos como el aceite de oliva. La relación de ácidos grasos, es  decir, la calidad de la grasa, es alta dando una relación de:

Captura

Lo que nos indica la presencia más ácidos grasos insaturados que saturados.

La variedad del arroz usada es arroz semicorto semiperlado. El almidón de este tipo de arroz es rico en amilosa lo que impide formación de pastas en la morcilla, manteniendo lo máximo posible la integridad del grano. Como todos los cereales el arroz nos aporta hidratos de carbono en forma de almidón mayoritariamente, siendo la principal fuente de carbohidratos de nuestras morcillas, pero también es un cereal especialmente rico en proteínas. Las proteínas del arroz tienen un déficit en aminoácidos que pueden ser cubiertos por la legumbres, de forma que la morcilla “San Lesmes” es un acompañamiento ideal para los cocidos de legumbres.

El hierro presente en las morcillas “San Lesmes” es el micronutriente más significativo. El hierro es usado por nuestro organismo para el transporte de oxígeno, mediante la hemoglobina de los glóbulos rojos presentes en la sangre. Al usar sangre en la fabricación de morcillas “San Lesmes” estamos proporcionando un hierro fácilmente absorbible por nuestro organismo (también llamado hierro hemínico o hierro hemo), de tal forma que una ración de unos 100 gramos puede llegar a proporcionarnos más de la mitad de la ingesta diaria de referencia para adultos de este importante mineral. Esto convierte a la morcilla “San Lesmes” en un alimento que puede complementar dietas con déficit de hierro, o dietas especiales para personas con enfermedades como la anemia.

Otro mineral que encontramos en nuestras morcillas en mayor cantidad es el selenio, el cual tiene es una parte de la enzima glutatión-peroxidasa, por lo que tiene propiedades antioxidantes y juega un papel esencial en la defensa ante los radicales libres que pueden aparecer con traumatismos o al realizar un ejercicio agotador

La cebolla utilizada, de la variedad horcal la mayor parte del año, junto con nuestra mezcla de especias, nuestro proceso de elaboración artesanal  con los mejores procesos de seguridad alimentaria y los ingredientes de primera utilizados, otorgan a la morcilla “San Lesmes” un aroma y sabor único.

 

 

Recomendaciones para su preparación

Es ideal para comerla fría o a la plancha, revueltos, barbacoas, rellenos y sobre todo para cocidos tradicionales.

Freir

Freír/plancha: Cortar en rebanadas de unos 2 cm. Y freír a fuego medio-fuerte con unas gotas de aceita de oliva hasta que se forma una capa crocante y dorada. Sugerencia: servir acompañados de pimientos rojos asados.

Barbacoa

Barbacoa: Poner sobre la parrilla entera, a intensidad media e ir volteándola regularmente mientras va adquiriendo un color dorado característico que indica que ya está lista para consumir.

cocido

Cocido tradicional: Añadir la morcilla entera en el último tramo de cocción, aproximadamente los últimos 30 min. Si es un cocido realizado con olla express, el truco consiste en añadir la morcilla dentro del cocido ya preparado y dejar calentar sin hervir 10 minutos y sin cerrar la olla.

Información adicional

Peso 1 kg

Opiniones

No hay reseñas todavía.

Añadir un comentario