Queso Sasamón Semicurado de Oveja

Queso elaborado con leche cruda de oveja y con un periodo de maduración de 4 a 5 meses, en los cuales se desarrolla todo su sabor.

La leche es de ovejas de la variedad churra y merina, que han sido muy abundantes en las tierras castellanas.

Textura rocosa y firme, color amarillo pálido y excelente aroma.

 

14.50 €

Descripción del Producto

El queso es el producto que se obtiene mediante la adición de cuajo, enzima que rompe la kappa caseína de la leche coagulando proteínas y grasa de la leche, a la leche de oveja, de la variedad churra y merina, que han sufrido una baja pasterización suficiente para eliminar los posibles patógenos de la leche.

Una vez tenemos toda la leche coagulada se le somete a un corte, que va a eliminar parte del suero, quedando un coagulo granulado que se va a insertar en unos contenedores cilíndricos que le van a dar su forma característica y en los cuales se va a prensar. Con el prensado conseguiremos eliminar parte del suero que queda.

Posteriormente se van a salar los quesos sumergiéndolos en una salmuera durante el tiempo necesario para que absorba la cantidad justa de sal. Finalmente sufre un proceso de secado-maduración, el proceso de maduración durará de 3 a 6 meses. Durante el proceso de maduración, y junto con las características que le da la leche de oveja, es cuando se van a formar aromas, sabores y texturas característicos de este queso, mediante los cambios físico-químicos producidos por los microorganismos y la sal, dando un queso de aroma fuerte, color amarillento y una textura rocosa.

La mayoría de la energía que nos va a aportar el queso va a proceder de las grasas, teniendo este producto en torno a un 35%  de grasa. El perfil lipídico que va a presentar este producto es muy similar al de sus materias primas, la mezcla de leche de vaca y oveja.

El segundo nutriente que encontramos en mayor cantidad son las proteínas. Las proteínas del queso tienen un perfil de aminoácidos muy semejante que la leche de partida, por lo que debemos complementar la ingesta de queso con cereales para obtener de este modo una proteína “completa”, sin déficit de ningún aminoácido, además de incorporar carbohidratos complejos que no encontramos en este producto.

El mineral que más destaca en el queso es el calcio, el cual no solo es importante para la estructura de dientes y huesos siendo de vital importancia también por su participación en el transporte de a través de las membranas celulares, en los procesos de coagulación sanguínea, su papel en la transmisión nerviosa y en la contracción muscular entre otras. Además altos niveles de calcio en la dieta se han asociado con disminución del sobrepeso y la obesidad.*

El calcio presente en el queso, al proceder de la leche y presentarse en formas solubilizadas es fácilmente absorbible, incrementando esta absorción la vitamina D presente en el queso, lo que hace de este producto recomendable para aquellos grupos de población que tienen las necesidades de calcio más elevadas como pueden ser hombres y mujeres entre 10-19 años y mujeres en la segunda mitad de la gestación y durante la lactancia

 

 

 

*J. Am Board Fam Pract 2005;18:205–210.

Información adicional

Peso 1.200 kg