Garbanzo Pedrosillano

Tamaño pequeño con muy marcado pico, color beig uniforme y mate.

Un clásico de la gastronomía y muy aconsejado su consumo en dietas equilibradas por su aporte de hidratos de liberación lenta, vitaminas y minerales.

Conocidísimo garbanzo ideal para potajes y guisos. Marcado sabor con textura muy suave y delicadísimo hollejo, esas son las características gastronómicas que confieren fama a este gran producto. 3.50 €/kg.

 

 

3.50 €

Descripción del Producto

El garbanzo es la semilla de la planta Cicer arietinum, que tiene un fruto en forma ovoide en cuyo interior se encuentran una o dos semillas. La planta pertenece a la familia de las leguminosas, y entre las leguminosas de grano seco cultivadas en el mundo, ocupa el segundo lugar en importancia, después de la judía. La mayoría de la producción mundial se lleva a cabo en la India.

El garbanzo se cultiva para la alimentación humana, constituyendo en España durante muchos años un alimento de vital importancia. La importancia que tiene en la dieta el garbanzo recae, como en la mayoría de las legumbres en sus cantidades de fibra y minerales.

Es necesario que el garbanzo sufra un proceso de remojo previo al cocinado ya que esto va a reducir el tiempo de cocción y las concentraciones de algunas sustancias tóxicas y antinutritivas aunque en este proceso también se pierdan algunos nutrientes solubles en agua.

El contenido en proteínas del garbanzo oscila en torno a un 17%. Las proteínas del garbanzo es una proteína vegetal con gran cantidad de aminoácidos azufrados, pero con déficit en aminoácidos como la metionina y la lisina. Esta deficiencia se puede compensar acompañando la ingesta de garbanzo con cereales, como pueden ser el arroz o el trigo (pan). De esta forma conseguiremos la ingesta de una proteína “completa”, sin déficit de ningún aminoácido.

El nutriente que ingerimos con los garbanzos en mayor proporción son los hidratos de carbono (en torno a un 60%). Los hidratos de carbono presentes en los garbanzos son en su mayoría hidratos de carbono complejos, siendo el almidón el mayoritario. En contenido en hidratos de carbono simples, como pueden ser los azúcares están en muy baja proporción, por lo que los hidratos de carbono presentes en los garbanzos son de absorción lenta, indicados para dietas enfocadas a diabéticos.

El garbanzo una de las legumbre con mayor contenido lipídico, contiene en torno a un 5% de grasa, aun así, es un valor muy bajo, por lo que se considera a los garbanzos en si, como un alimento bajo en grasa.

Muy importante en contenido en fibra de los garbanzos, que oscila en torno a un 4%. El tipo de fibra que encontramos en los garbanzos es tanto soluble como insoluble, lo que favorece la absorción de nutrientes, el tránsito intestinal y ejerce un efecto saciante. Este efecto saciante junto con el bajo contenido en grasas y la composición de los carbohidratos de absorción lenta, convierte a los garbanzos en un alimento apto para dietas de pérdida o control de peso, siempre y cuando se cocinen de una manera acorde a la dieta utilizada.

Uno de los minerales más importantes presentes en los garbanzos es el hierro. Es un hierro de origen vegetal, un hierro no hemínico que se va absorber en nuestro organismo en menor proporción que el hierro hemínico, presente en gran cantidad en alimentos como las morcillas San Lesmes. Esta mala absorción se puede mejorar con la ingesta conjunta de garbanzos con alimentos ricos en vitamina C o ácido cítrico como pueden ser las naranjas, las lechugas o las fresas.

Información adicional

Peso 1 kg