Alubia Tipo Ibeas

Afamada por su suavidad, finura de sabor y por su cocción lenta. Una vez cocida, posee la cualidad de no desprender hollejo, que es casi inapreciable manteniendo la forma de la alubia la cual se deshace por completo en la boca.

En su presentación en el plato llama la atención el espesor y color “achocolatado” de la salsa que genera su cocción. Para su elaboración aconsejamos un remojo previo de unas 12 horas.

El consumo de habitual de legumbres es muy saludable ya que incorporan a la dieta hidratos de carbono de liberación lenta, vitaminas, minerales y fibra.

La alubia tipo Ibeas es de color morado oscuro, muy brillante, con una mancha en el embrión de color blanco-beis y presenta una forma ovalada, sin la peculiar forma de riñón que caracteriza al resto de las alubias.

Es una variedad cultivada en la zona de La Rioja que guarda semejanza con la famosa alubia de Ibeas, cultivada tradicionalmente en el municipio de Ibeas y pueblos aledaños.

Esta alubia tipo Ibeas tiene una magnifica relación calidad precio y unas cualidades gastronómicas excepcionales.

8,50 €/kg.

8.50 €

Descripción del Producto

La alubia es una especie de origen americano, que han sido distribuidas por todo el mundo, siendo la legumbre más cultivada. Pertenece al género y especie Phaseolus vulgaris, y a la familia de las leguminosas. Las legumbres (frutos) son de color, forma y dimensiones variables, en cuyo interior se disponen de 4 a 6 semillas variando mucho formas y colores de unas variedades a otras.

Es necesario que la alubia sufra un proceso de remojo previo al cocinado ya que esto va a reducir el tiempo de cocción y las concentraciones de algunas sustancias tóxicas y antinutritivas aunque en este proceso también se pierdan algunos nutrientes solubles en agua.

El principal nutriente que nos va aportar las alubias son hidratos de carbono, siendo el mayoritario el almidón. Esto hace de que la mayoría de hidratos de carbono procedentes de las alubias sean hidratos de carbono complejos con un bajo índice glucémico, lo que las hace un alimento apropiado para personas con enfermedades como la diabetes.

La proteína es el siguiente nutriente que vamos a encontrar en mayor cantidad en las alubias, en torno a un 12% de las alubias son proteínas. Es una proteína vegetal rica en aminoácidos azufrados pero deficiente en aminoácidos como la metionina o la lisina. Existen otros alimentos que son rocos en metionina y lisina pero con déficit en aminoácidos azufrados como son por ejemplo los cereales (arroz, trigo, avena, cebada, centeno). Esto hace que los alimentos hechos a base de cereales (pan) sean un complemento perfecto de las alubias, ya que nos proporcionarían juntos una proteína rica en todos los aminoácidos.

El contenido en grasa de las alubias es muy pequeño, se sitúa en torno al 1,6% del total, lo que hace de este producto un alimento bajo en grasa.

Como en todas las legumbres la fibra toma una gran importancia, pues en torno a un 4% de su composición es fibra. En las alubias encontramos tanto fibra soluble como no soluble, lo que nos aporta una mejor absorción de los nutrientes, mejora el tránsito intestinal y producen un efecto saciante, por lo que si se cocinan de manera adecuada y junto a su bajo contenido lipídico y los hidratos de carbono de absorción lenta, puede estar indicada para dietas enfocadas a la pérdida de peso.

Uno de los minerales más importantes que nos aporta una ingesta de alubias es el hierro, siendo este un hierro de origen vegetal, un hierro no hemínico que se va absorber en nuestro organismo en menor proporción que el hierro hemínico, presente en gran cantidad en alimentos como las morcillas San Lesmes. Esta mala absorción se puede mejorar con la ingesta conjunta de alubias con alimentos ricos en vitamina C o en ácido citrico como pueden ser las naranjas, las lechugas o las fresas.

Otro mineral que se encuentra en cantidades importantes en las alubias es el fósforo. El fósforo forma parte de muchas sustancias, como el  DNA el RNA o las membranas celulares e interviene en muchos procesos del metabolismo. El fosforo contribuye al normal mantenimiento de los huesos y dientes, funcionamiento de las membranas celulares y metabolismo de producción de energía.

Información adicional

Peso 1 kg

Opiniones

No hay reseñas todavía.

Añadir un comentario